Como limpiar el escritorio

Limpiar tu escritorio
Primero, desenchufa todo; no solo basta con apagar los aparatos. Los dispositivos electrónicos apagados suelen llevar una pequeña corriente de reserva que puede volverse peligrosa o dañina si los circuitos entran en contacto con los líquidos de limpieza. Asi, limpiar el escritorio sera mucho mas facil eficaz y comodo.

Compartir

Primero, desenchufa todo; no solo basta con apagar los aparatos. Los dispositivos electrónicos apagados suelen llevar una pequeña corriente de reserva que puede volverse peligrosa o dañina si los circuitos entran en contacto con los líquidos de limpieza. Asi, limpiar el escritorio sera mucho mas facil eficaz y comodo.

Desinfectalo ¡TODO!

Antes de iniciar tus labores limpia y desinfecta muy bien tu área de trabajo (mesa o escritorio). Puedes usar toallitas desinfectantes para limpiar toda la superficie, asegurándote de prestar especial atención a las partes del escritorio que tocas más a menudo, tales como los bordes y las áreas que rodean el teclado.

¿Y para las incómodas huellas? Recurre a toallitas o sprays limpiadores especiales. Este último producto no lo apliques directamente sobre la pantalla, lo mejor es rociarlo primero sobre el paño y luego limpiar la superficie. Estos son los objetos que más tienden a acumular virus y bacterias, pues son los que más tocamos. Para ambos puedes usar un paño de microfibra y un poco de alcohol isopropílico al 70%.

Usa los utensilios recomendados

La microfibra es ideal para la limpieza de todas las superficies e imprescindibles en el cuidado de tu escritorio. Por ejemplo, las toallas de microfibra son muy efectivas extrayendo la suciedad y absorbiendo líquidos, por eso, es uno de los utensilios más recomendados para el cuidado de tus escritorios o zonas de trabajo.  También hay algunos limpiadores para que puedas asear de manera más fácil, lograras hacer que tus escritorios tengan brillo y estén desinfectados.

Recomendaciones:

No comas en tu espacio de trabajo. Tanto si trabajas en tu casa como si trabajas en oficina, sabemos que has tenido momentos en los que te es más fácil comer en tu lugar de trabajo, ¡No lo hagas! Cambia tu entorno, cambia de mesa, de esta manera podrás socializar con los demás, cambiar de entorno y evitaras que todo quede lleno de migajas.

Archiva tus papeles. ¿Tienes papeles del siglo V en tu escritorio? ¿Objetos que vas dejando encima para no tener que ordenar? ¿Vasos vacíos? Todo aquello que no sea útil y que no tenga un claro papel en tu trabajo, debería irse inmediatamente de tu vista. Guárdalo, tíralo, haz lo que quieras, pero no dejes que forme parte de tu entorno mientras intentas ponerte productivo.

Deshazte de las distracciones. Una oficina puede estar llena de distracciones: los teléfonos suenan, los correos electrónicos que llegan y los colegas que se detienen en su escritorio para conversar rápidamente pueden hacer que pierda el rastro de sus pensamientos. Para ayudar a mantener las distracciones y el desorden al mínimo, deshágase de cualquier artículo personal innecesario y mantenga ordenada la parte inferior de su escritorio.

Esperamos que hayas disfrutado de nuestro Blog, si te ha gustado puedes seguirnos en nuestras redes sociales, estamos en Instagram, Facebook y en nuestra Pagina web.

Explorar artículos